22/5/09

A really good job

Una copita de vino de California
La gente ansía un trabajo, por lo menos un trabajo. ¿Pero qué te parecería si te ofrecieran un “Really good job”? Nueva oportunidad para soñar. Las estrategias publicitarias están cambiando hacia una oferta utópica que difícilmente no desearíamos para nosotros. “Vengan, disfruten y déjenme que le pague por ello”, parecen decirnos.

¿Os suena aquello de “The best job in the world”? Bueno, olvidadlo ya. Hace un par de semanas se dio por concluido el proceso de selección, teniendo como ganador un afortunado británico. De aquella iniciativa mucha gente se enteró. La exitosa campaña de publicidad y de promoción fue bestial (con un presupuesto de 1,7 millones de dólares australianos/unos 945.000 euros/1,2 millones de dólares), hasta el punto de presentarse a concurso más de 34.000 personas de 200 países diferentes. La crisis aprieta y permite a otros jugar con tus sueños. ¿Quién no soñaba (y sigue soñando) con un trabajo en lo que lo único que tienes que hacer es disfrutar y cobrar (un pastón por cierto), sin más responsabilidad que la de mantener semanalmente un simple blog, hablando de lo bien que se vive la vida en un paraíso terrenal como el de las islas australianas?

Pues bien, se repite la iniciativa. Esta vez el sitio es diferente, pero tampoco está mal. Se trata de la californiana productora de vinos Murphy-Goode Winery. La oferta es jugosa: beber su vino y jugar al poker. ¿No está mal no? Ellos te piden a cambio algo que seguramente ya haces, meterte en el facebook y decir (como en el caso del trabajo de Australia) lo bien que te lo estás pasando y el puntillo tan alegre que tiene su vinillo. Remuneración: 10.000$ al mes con alojamiento y viaje de avión incluido.

No es tarde, el plazo para entregar un video currículum convenciendo a la familia Murphy-Goode acaba el 19 de Junio. Ofrecen 6 meses de contrato para empezar desde el 15 de agosto. ¡Suerte e ingenio!